Náuseas. Tengo náuseas y arcadas, al ver lo que ocurre en la patria de mis hijos y nietos. Por Roberto Roca Torregrosa

Visitante nº contador de visitas para blogger

Hasta la náusea. Más allá del asco, y de la repugnancia sólo queda la náusea.

España no puede ser un circo. No debe serlo más

Nace del estómago. Nace de la bilis. Y al igual que hace con la bilis, los moratones del alma y del desengaño son teñidos con miles de hectolitros de biliverdina acumulada durante años y años de partitocracia contra democracia; democracia que por cierto va perdiendo por un millón a cero.

Hagamos un barrido de 360 º con la mirada… ¿Qué vemos?

Negación de la vida, negación de los valores, negación de los principios, negación del derecho humano a un salario justo, negación de la protección al neonato y a sus progenitores, negación al imprescindible derecho a que nuestros administradores administren con justicia y honradez nuestros impuestos, negación a la igualdad ante la justicia y ante la Ley,  negación a unos jueces justos y ecuánimes, negación a unos fiscales elegidos en lugar de impuestos, negación a una enseñanza igual para nuestros hijos en toda España y en español, o al menos, tener el DERECHO A ELEGIR un segundo idioma SIN OBLIGACIÓN, -ya sea el valenciano, el mallorquín, el inglés, el alemán, el ruso o el mandarín-, negación a tener las mismas asignaturas que potencien de igual manera las ciencias y tecnologías (vitales para competir en este mundo global) así como las bellas artes y la filosofía universal (irreemplazables asignaturas para saber quiénes somos y de dónde venimos), negación de la historia sin “MEMORIA HISTÓRICA”, (que cada cual recuerda perfectamente su historia sin que cuatro ignorantes enanos mentales con “masters” y “doctorados” regalados decidan lo que es o no recordable), negación de la libre elección a favor de las discriminaciones «nacionalistas/separatistas» que nos imponen los supremacistas, negación a una Asistencia Sanitaria, Sistemas de Pensiones y Tributación IDÉNTICA e IGUAL en toda España y para todos los que tengan DNI, Pasaporte o Tarjeta de Residencia española o europea, negación a tener unas Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado que cubran, sirvan, protejan, defiendan y vigilen todo el territorio nacional y su Carta Magna, sin policías mercenarios de opereta vendidos a los «gobiernos autonómicos», negación de meternos por el recto a esa tenia, verdadero caballo de Troya infiltrado en el cuerpo y el alma de nuestra patria Hispana que son “las nacionalidades” y que con extrema voracidad han engullido cual boa el elefante entero del erario público habiendo sobornado al guardia forestal de turno para que mirase hacia otro lado…

En fin, 360 º de visión de la negación a todo de lo que merecemos, 360 º de lo que carecemos y seguiremos careciendo.

Y, frente a ésta situación, ¿Qué hacemos?

Con el último aliento…

Tragar, esconder la cabeza bajo el ala, pensar que ya escampará, que otros lo solucionarán, que parece que ya ESTAMOS VIEJOS PARA LUCHAR, que toda la fuerza se nos va por la boca, y nos desahogamos con cuatro mensajes por el WhatsApp, el Messenger, publicaciones en el Facebook, el Twitter o media docena de inútiles manifestaciones de 200 personas con cuatro banderas a los que ningún medio de comunicación pesebrero hace ni caso.

Náuseas, tengo náuseas y arcadas, al ver lo que ocurre en la Patria de mis hijos y nietos, y al comprobar que nadie, nadie, tiene testículos ni ovarios para mojarse.

Pobre Patria mía (chica o grande).

Licencia Creative Commons
Derechos de autor©Destino Final España está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Valora este artículo

Un comentario sobre «Náuseas. Tengo náuseas y arcadas, al ver lo que ocurre en la patria de mis hijos y nietos. Por Roberto Roca Torregrosa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.