Societat Civil Catalana: Si los presos se arrepienten, el Estado debería ser generoso.

Visitante nº contador de visitas para blogger

 

 

 

Generosidad es un concepto que procede del latín generosĭtas y que refiere a la inclinación a dar y compartir por encima del propio interés. Se trata de una virtud que puede asociarse al altruismo.

Pero claro, en primer lugar, hay que ser generosos con los que te han devuelto la generosidad o te han agradecido algo en alguna ocasión, y segundo, la generosidad empieza por uno mismo.

¿Cree usted que los separatistas han sido alguna vez generosos con el resto de los españoles? ¿Cree usted que los separatistas le han agradecido algo alguna vez al resto de los españoles? ¿Cree usted que los separatistas han sido alguna vez altruistas con el resto de los españoles?

La fractura de la Sociedad Civil Catalana.

 

 

Quién te ha visto y quién te ve, Societat Civil Catalana.


¿Recuerdan ustedes cuando allá por diciembre de 2018, Societat Civil Catalana reclamaba a los líderes del ‘procés’

a pagar con su patrimonio personal el dinero que se utilizó de forma ilegal, casi 90 millones de euros, por el 1-O? Era la época de Joaquim Coll, doctor en Historia Contemporánea y activista político con militancia en el PSOE.

En aquella época, Societat Civil Catalana reivindicaba una Cataluña democrática, basada en el respeto al Estado de derecho, la convivencia, la integración entre todos los partidos constitucionalistas y la defensa del proyecto europeo.

Pues parece que las cosas han cambiado.

Josep Ramón Bosch Codina, empresario y activista político con militancia en el PP, parece que se ha radicalizado, -o no, quien sabe, ¿Era radical su jefe Mariano Rajoy?-, precisamente ahora que vuelve a tomar las riendas de la Presidencia de Societat Civil Catalana.

 

 

El pasado Domingo 17 de marzo de 2019, en una entrevista concedida a un periodicucho que no quiero ni nombrar, se desmarcó de VOX, reclamando, «un gran pacto de Estado entre el PSOE, PP y C’s al margen de VOX”, y se desmarcó de la línea integradora del anterior presidente, Joaquim Coll, liándola parda al sugerir solapadamente una «amnistía para los golpistas» después de la sentencia.

Dentro vídeo.

“Hablar ya de indultos es precipitado, pero creo en la Justicia y en que el Estado tiene que ser bueno con toda su gente. Si hay un arrepentimiento sincero, entiendo que el Estado debería ser generoso.”

Naturalmente, esto ha generado una monumental controversia, pues, hasta tal punto la ha liado Ramon Bosch, que dentro de Societat Civil Catalana ya han habido bajas, no sólo por sus anteriores actuaciones, sino también por su negativa a convocar la manifestación de la derecha en la Plaza de Colón.

Para más INRI, Ramon Bosch tampoco se cortó un pelo a la hora de criticar el uso del 155 como una artimaña electoral, cuando dijo aquello de «No se puede banalizar con aplicar el 155 o amenazar con veleidades. Sería jugar con fuego«.

Hasta el propio presidente ha tenido que salir a matizar que «solo ha habido unas 400 o 500 baja«. Incluso la presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe en Cataluña, Ana Losada, ha abandonado la Societat Civil Catalana por su defensa de la inmersión lingüística y acusa a Ramon Bosch de «traición«.

¿Un presidente -que pertenece al PSOE- atacando ferozmente a los golpistas (con toda la razón) y ahora un presidente -que pertenece al PP- defendiendo a los golpistas y echando fuera a VOX, qué es el más constitucional de los partidos constitucionalistas?

Está claro que últimamente, está el mundo al revés.

Como decía al principio del artículo, quién te ha visto y quién te ve, Societat Civil Catalana.

 

Licencia Creative Commons
Derechos de autor©Destino Final España está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Valora este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.