El abuelo de López Obrador era español de pura cepa. ¿Cómo se atreve este narco presidente comunista a exigir disculpas a España?

Visitante nº contador de visitas

 

 

De nada sirve la indignación de Casado, que en un acto con moteros en Jerez de la Frontera, ha criticado que el “amigo” de Sánchez pidiera por carta a Felipe VI y al Papa Francisco que se disculpen por los “abusos” cometidos por los españoles durante la conquista del actual México, (en aquella época, Imperio Azteco-Méxica, dejando clara la exclusión del Imperio Maya, enemigos naturales de aquellos, a los que posteriormente los propios mexicanos masacraron), ni que Suárez Illana diga que, pese a algunos errores, España puede sentirse “tremendamente orgullosa” de lo que hizo en América, o dar por concluido este gravísimo incidente con las, bajo mi humilde punto de vista, tibias protestas de la Casa Real.

Aunque el asunto ya está bastante trillado, el día de la publicación de la noticia por el diario El PAÍS, comencé mi humilde investigación de ciudadano de a pie, para averiguar los datos ocultos y espurios de Andrés Manuel López Obregón y su esposa Beatriz Rodríguez Müller que no habían sido publicados entonces ni se han publicado hasta ahora por nadie, usando la única herramienta disponible a mi alcance: Google.

Está investigación y documentación, ha hecho que tardara un poco más de la cuenta en revelar estos datos inéditos, (excepto, como antes he dicho, por el diario EL PAÍS, que hace una leve referencia a que «su abuelo nació en Cantabria» sin aportar más datos y las idioteces de este mismo diario dice sobre que el abuelo de López Obrador y “según la leyenda”, cruzó el Atlántico escondido en un barril).

Así pues, quien no quiera o necesite leer la otra versión de la historia de la simbiosis entre el pueblo mexicano y España, quien sólo deseé saber por dónde se le puede agarrar por los huevos a este narco-comunista, millonario y racista, puede saltarse la mayor parte del texto pinchando aquí , e ir hasta la parte desconocida e inédita que aporto hacia el final del artículo.

Imagen Lopez Obrador, ¿A quién se parece?

lupita

NOTA DEL AUTOR: 

Las imágenes se pueden ampliar pinchando en la mismas.

Como todos ya sabemos, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, envió una carta en la que exigió al Rey de España que se disculpara por los “crímenes y abusos” que los españoles “cometimos” en la «conquista de México».

Portada del diario EL PAÍS, martes 26 de marzo de 2019 | Año XLIV | Número 15.231 | EDICIÓN AMÉRICA:

(Ver el resto de la portada aquí)

A continuación, en EXCLUSIVA, la única carta legible (absolutamente indignante y transgresora), fiel reproducción de la carta original del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador al Rey Felipe VI, exigiendo la petición de perdón a los mexicanos por los crímenes de los españoles:

(Leer el resto aquí)

No contento con la carta, colgó en Twitter un video, que tras editarlo con mis aportaciones, aquí lo dejo. Advierto que no tiene desperdicio y que revela las pistas de cómo se puede desmontar definitivamente a este narco-comunista metido a Presidente de México y que no es precisamente criticando sus argumentos, si no atacándole directamente a la yugular: López Obrador es 99,9 % español. Las pruebas no reveladas por la prensa, al final del artículo:

Dentro vídeo.

Tras visionar el vídeo, no puede uno dejar de preguntarse cuál será la cifra que pueda medir la magnitud de la inmensa ignorancia de López Obrador.

En primer lugar, están filmando a los pies del Templo I y la Plaza Norte de Comalcalco, Tabasco, territorio completamente maya, es decir, nada que ver con el territorio azteco-mexica y justo al ladito del Yucatán, zona aún más maya. Este es el Twitt original a partir del cual hice el montaje y edición del vídeo anterior, aunque, advierto, no aporta nada nuevo excepto la constatación de que este hombre está bastante “ga-gá” y que no tiene precisamente facilidad de palabra:

Andrés Manuel López Obrador:


Localización del lugar desde dónde despotrican contra los españoles por los «crímenes y falta de derechos humanos con los indígenas» López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, actual primera dama de México, (pues contrajo matrimonio con Obrador el 16 de octubre de 2006), una «mexicana muy mexicana«, hija de una «mestiza muy mestiza» llamada Nora Beatriz Müller Bentjerodt y nieta de un «indio muy indio» llamado Heinrich Müller, presunto ex general de División de la SS durante la Alemania Nazi. Manda huevos la hipocresía de estos dos:

Antes de continuar, me gustaría hacer un alto en el camino respecto a la falacia que Andrés Manuel Obrador López ha dicho sobre el asesinato”y “tortura” de Cuauhtémoc, el último emperador de los aztecas. Debe ser que tiene los mismos asesores documentalistas que tenemos en España sobre la «memoria histórica«.

La conquista de Tenochtitlán, de autor desconocido. Alonso Yáñez, «carpintero de lo blanco», se encontró con una puerta tapiada cuando estaba construyendo un altar católico en un palacio azteca. El 8 de noviembre de 1519 tuvo lugar al fin en la capital azteco-mexica, el deseado encuentro entre Hernán Cortés (extremeño de Medellín en Badajoz) y Moctezuma II. Al mando de la alianza hispano-indígena, los españoles sólo disponían de 338 infantes, 16 jinetes y 13 arcabuceros.

Cuauhtémoc, primo de Moctezuma, asumió el poder en 1520, es decir, un año después de la toma de Tenochtitlán por Hernán Cortés y sus aliados indígenas.

Poco más tarde, y traicionando los acuerdos que había firmado Moctezuma II con Hernán Cortés y los indígenas hostiles a su tiranía, la alianza hispano-indígena fue, resumiendo, expulsada de Tenochtitlán momentáneamente.

Fue entonces cuando Cuauhtémoc reorganizó su ejército y emprendió una guerra contra la alianza de sus enemigos.

La alianza hispano-indígena regresó un año después de haber sido expulsada y con los cuatro gatos españoles, venía un contingente de más de cien mil aliados indígenas, la mayoría de ellos, tlaxcaltecas, los más cruelmente tratados por el imperio de los azteco-mexicas.

Después de sitiar Tenochtitlán durante noventa días, el 13 de agosto de 1521, la alianza hispano-indígena comandada por Hernán Cortés, capturó a Cuauhtémoc en Tlatelolco.

Pero ni lo torturaron ni lo asesinaron, don Andrés Manuel, que parece que le ha escrito la historia el National Geographic de la Open Society de George Soros.

En realidad, Cuauhtémoc, fue llevado a la Prisión de Guatimocín, -como así lo atestigua la pintura de Carlos Esquivel y Rivas (1854)-, ubicada en el Museo del Prado de Madrid.

Prisión de Guatimocín, último emperador de México, por Carlos Esquivel y Rivas, Museo del Prado.

Entre los guerreros azteco-mexicas, como el propio Cuauhtémoc, se asumía que el derrotado y capturado por el enemigo debía aceptar morir en sacrificio a los dioses para así alcanzar como destino final acompañar al sol en su travesía diaria, por lo que, en dicha prisión, una vez en presencia de Hernán Cortés, Cuauhtémoc, señalando el puñal que el líder de la alianza llevaba al cinto, le pidió que lo matara con este, pues no habiendo sido capaz de defender su ciudad y a sus vasallos, prefería morir a manos del invasor.

Según cuenta el propio Hernán Cortés en su tercera carta de relación a Carlos I de España, ocurrió lo siguiente:

..»Llegóse a mi y díjome en su lengua que ya él había hecho todo lo que de su parte era obligado para defenderse a sí y a los suyos hasta venir a aquel estado, que ahora hiciese de él lo que yo quisiese; y puso la mano en un puñal que yo tenía, diciéndome que le diese de puñaladas y le matase»..

De acuerdo con el cronista independiente Francisco López de Gómara, lo que ocurrió fue lo siguiente:

..»Cuauhtémoc entonces echó mano al puñal de Cortés, y díjole: «Ya yo he hecho todo mi poder para me defender a mí y a los míos, y lo que obligado era para no venir a tal estado y lugar como estoy; y pues vos podéis agora hacer de mí lo que quisiereis, matadme, que es lo mejor»..

Y según Bernal Díaz del Castillo, en su «Historia verdadera de la conquista de la Nueva España», describió el suceso de la siguiente forma:

..»Señora Malinche (así llamaban los azteca-mexicas a la Malinche, la compañera indígena de Hernán Cortés): ya he hecho lo que soy obligado en defensa de mi ciudad y vasallos, y no puedo más, y pues vengo por fuerza y preso ante tu persona y poder, toma ese puñal que tienes en la cinta y mátame luego con él. (y el mismo Cuauhtémoc le iba echar mano de este)»..

Plaza de las tres culturas. Situada donde se alzaba la antigua ciudad de Tlatelolco, donde tuvo lugar la última batalla entre Cuauhtémoc y Cortés.

Después vino la leyenda negra pergeñada por el poeta peruano José Santos Chocano, conocido como «El Cantor de América», -otro romántico criollo “garibaldi-bolivariano” más del montón del siglo XIX, perteneciente al movimiento modernista-, y popularizó la leyenda de «la tortura y muerte del último emperador azteca-mexica».

Cierto es que, durante el Juicio de Residencia de Hernán Cortés, (procedimiento judicial del derecho castellano e indiano, que consistía en que al término del desempeño del funcionario público se sometían a revisión sus actuaciones y se escuchaban todos los cargos que hubiese en su contra, al uso de como hacía el Senado Romano tras acabar el mandato de un cónsul electo durante la Roma republicana), fue una Audiencia presidida por Nuño de Guzmán, en el que dicha autoridad lanzó inculpaciones contra él en 1529. Ventidos testigos fueron escuchados.

El asunto se estancó cuando se destituyó a Nuño de Guzmán por «manifiesta imparcialidad«.

El juicio, reabierto en abril de 1534, prosiguió con declaraciones de 26 testigos más, quienes durante más de un año se sucedieron en el estrado, requeridos para contestar 422 preguntas en las que se revisó toda la vida del marqués del Valle de Oaxaca, Hernán Cortés.

Esas dos sesiones judiciales de 1529 y de 1534-1535 dieron lugar a testimonios que pusieron en escena a todos los actores de la «conquista» de México, hasta el más humilde.

Se declaró que hubo torturas contra Cuauhtémoc, pero también se testificó todo lo contrario. Y como no hubo acuerdo entre los testimonios, las acusaciones contra Hernán Cortés fueron sobreseídas.

Los llamados Juicios de Residencia, fueron un asunto tan serio, que por ejemplo, a Nuñez de Balboa, le costó la vida su juicio de residencia, entre otros grandes exploradores. A Sebastián de Benalcázar, también se le condenó a muerte en el suyo.

Jamás en ningún país ámbito anglosajón, francés, belga o germano, se ha hecho nada parecido. La Corona Española se tomó muy en serio cualquier posible tropelía que se hubiese cometido contra el pueblo indígena de Hispanoamérica.

Así lo dejo estipulado la propia reina Isabel la Católica en su testamento.

Testamento de Isabel la Católica, cortesía de Jose Antonio Marco Garcia.

Aclarado este punto, decir que lo único cierto historiográficamente comprobado y re comprobado, es que no se tiene certeza ni del sitio, ni de la forma, ni de la fecha exacta de cuando y como murió Cuauhtémoc. De lo que si se tiene certeza es que en un momento dado en el que estuvo prisionero, Cuauhtémoc se convirtió al catolicismo y adoptó el nombre de Hernando de Alvarado Cuauhtémoc.

Siguiendo con él hilo de la «conquista» de lo que entonces era México cuando Hernán Cortés llegó al puerto al que luego llamo Veracruz, decir que, en aquella época, la zona maya, era un territorio completamente ajeno al imperio azteca-mexica, aunque compartían los mismos gustos por el sadismo psicópata.

Canibalismo, torturas y esclavización, eran el pan nuestro de cada día para aquellas tribus  que nada tenían  que ver con los aztecas-mexica, y a veces ni entre ellos mismos.

Sacrificio Humano Imperio Azteca.

Resulta pues, un anacronismo y una falaz felonía ver a López Obrador rebuznando a los pies de un templo- que, como ya he dicho,  pertenecía a los maya-, acerca de un imaginario México agraviado y torturado por los españoles a los que se refiere.

Aquel México, no tenía el más mínimo rastro de ser una nación unida, ni una unidad nacional, ni tenían la misma raza, lengua, cultura o religión en común, y mucho menos, la más mínima intención de convertir el territorio esclavizado en una nación al uso o una unidad de naciones sin castas o ley “mínimamente ecuánime” para todos.

Cientos de tribus, -o tal vez miles-, estaban sometidas y esclavizadas por los azteca-mexica, y a su vez, tenían que rendir tributo en especias o trabajo brutal bajo látigo a Moctezuma II, so pena de morir cruelmente si no lo hacían.

En eso, sí que eran iguales que los mayas, pero en nada más.

Si López Obrador quiere hacerse una idea de cuál era el grado de ansiedad, miedo y terror que vivían cada día los habitantes tributarios de los aztecas, aunque trata de los mayas, lo mejor es que vea la película “Apocalypto” de Mel Gibson.

Dentro vídeo.

 

Pero, ¿a qué se debía el diario sacrificio de prisioneros de guerra entre los aztecas?

De acuerdo con la visión azteca, el dios Huitzilopochtli necesitaba ser alimentado todos los días para poder seguir iluminando al pueblo por el escogido. El único alimento que se podía ofrecer a este dios era la sangre humana, razón por la cual los aztecas hicieron de la guerra su mayor preocupación con el objetivo de obtener prisioneros para el sacrificio ritual, o más bien, satisfacer su «mono» al «enganche» de adrenalina, (que es la droga más potente que existe) y que en el momento de ser arrancado a un ser vivo, la concentración en el corazón es 10 veces más potente que en una situación de estrés típica.

El pueblo que más sufrió las consecuencias de esta costumbre fue el de los tlaxcaltecas, lo cual explica en importante medida el odio que éstos sentían hacia los aztecas y el por qué ayudaron a Hernán Cortés para quitarse el yugo de esta tiranía asesina.

2ª imagen Sacrificio Humano Imperio Azteca.

Ni la explicación historiográfica de que los aztecas fueron una misteriosa tribu de nómadas que formaron uno de los imperios más grandes e importantes de la América precolombina en solo 200 años, ni que tenían la mejor tecnología, palacios, pirámides y templos que se alzaron «para dar tributo a sus dioses», explican la realidad sin sesgo de que lo más significativo que hacían para mantener su Imperio era extraer el corazón de los prisioneros de las tribus conquistadas y sometidas para difundir el testimonio del poder terrorífico que ostentaban.

De nada sirve explicar que cuando Hernán Cortés llegó con 350 hombres fueron las propias tribus sometidas por los aztecas las que ayudaron a conquistar un territorio que era como mínimo, tres o cuatro veces más extenso que España.

De nada sirve explicar que Tenochtitlán, -actual México distrito Federal-, en realidad era una pequeña parte de lo que constituye hoy los Estados Unidos de México y que le fue arrebatada a los mexica por los aztecas antes de expandirse a base de muerte y horror su control hacia ciudades-estado ubicadas en los actuales estados de México, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, la costa de Chiapas, Estado de Hidalgo, y parte de Guatemala.

3ª imagen Sacrificio Humano Imperio Azteca.

En segundo lugar, los mayas no pudieron ser conquistados oficialmente hasta 1697, ni posteriormente de forma “extraoficial”, por los propios mexicanos.

Esta «ceremonia de la confusión» que ha iniciado López Obrador a los pies del Templo I de Comalcalco, no parece tener otro objetivo que demostrar su desconocimiento histórico o su absoluta imbecilidad personal, ya que la “conquista” del Imperio Azteca-Mexica, empezó en 1519 y acabó en 1521.

En abril de 1519, Hernán Cortés, tomó tierra en la costa de México en un punto que nombró Veracruz con aproximadamente 350 soldados, dependiendo de la fuente historiográfica.

Según se adentraba, Cortés pronto se encontró con una serie de tribus en contra del mandato azteco-mexica. Un jefe tribal tributario con cierta influencia en la corte, Maxixcatzin, optó por aceptar la alianza con Cortés contra el Imperio Azteco-Mexica. Sus motivos tendría, ¿No cree usted, don Andrés Manuel?

Finalmente, el sitio de Tenochtitlán, la capital del Imperio Mexica (México Distrito Federal de hoy en día), fue llevado a cabo mediante la negociación entre los clanes locales y las divisiones anti-mexicas existentes y Hernán Cortés.

No fue, don Andrés Manuel, a ver si se entera usted ya de una vez, una “conquista” de los 350 pelagatos que llevaba Cortés, sino una revolución de los sometidos indígenas locales contra Moctezuma II, ayudado, obviamente, por un grupo de españoles, algunos muy inteligentes y valientes, y otros, con más pelotas que sesera.

Los azteco-mexicas, se rindieron definitivamente el 13 de agosto de 1521. En sólo dos años y cuatro meses, se reconquistó para los indígenas locales todo México, el cual no incluía por supuesto, la península de Yucatán, bastión exclusivo de los mayas.

Aunque la “leyenda negra” afirma que los mexicas huyeron de la ciudad y que las fuerzas españolas continuaron los ataques incluso después de la rendición, masacrando a miles de habitantes y saqueando las ciudades vecinas, esto último es completamente falso puesto que las tropas españolas no tenían ni efectivos ni armas adecuadas para poder hacerlo en aquella zona tan húmeda y calurosa: la pólvora de los arcabuces se humedecía y las armaduras se oxidaban rápidamente.

De cualquier forma, con tan pocas tropas, no podían dejar desguarnecido Tenochtitlán.

Fueron los propios miembros de las tribus sometidas los que persiguieron y mataron con arcos, flechas, puñales y hachas a estos azteco-mexicas, asesinados por pura venganza de los que hasta ahora habían sido sometidos brutalmente por ellos, no por unos poquitos españoles súper-héroes.

Tal vez hubiese algunos españoles entre ellos, pero no creo que pasaran poco más allá de ser “meros observadores”, puesto que ni conocían la zona, ni estaban preparados para perseguir a estos asesinos, acostumbrados los españoles como estaban a utilizar el caballo, animal que no pudieron usar en esas zonas tan intrincadas y húmedas.

Igual que le pasó a Muamar el Gadafi, e igual le pasará al tarado de Nicolás Maduro. Y más pronto que más tarde, si usted sigue por ese camino, también le pasará a usted don Manuel Andrés, si lo que quiere es ocupar el espacio narco-comunista preeminente en Hispanoamérica que va a dejar vacío el tiparraco este en Venezuela. Tiempo al tiempo.

La batalla final de Tenochtitlan, marcó la caída del Imperio Azteca-Mexica, -lo que sería el México mestizo de hoy-, y fue el punto de inflexión del final para la primera etapa de la unión del mundo europeo y el mesoamericano, siendo la victoria la de la primera y única “Alianza de Civilizaciones” exitosa de toda la historia y hasta hoy.

Así qué, don Andrés Manuel, de “conquista” y “conquistadores” destructivos y asesinos, nada de nada.

La colonización española de América fue un mestizaje puro y duro y una alianza para destruir a un sistema Imperial ultra psicópata absolutamente insostenible.

Y de hecho, don Andrés Manuel, los llamados «Derechos Humanos«, los inventaron y aplicaron por primera vez los españoles en América.

Y si no me cree, pregúntele usted al 1% de la población indígena, o al 1% de población mestiza que queda en Estados Unidos de América.

El mestizaje y el malinchismo: Hernán Cortés y la Malinche representados en el Museo de San Ildefonso, pintado por José Clemente Orozco (1923), uno de los Tres Grandes muralistas mexicanos.

Malinche (conocida también como Doña Marina) fue una mujer nahuatl oriunda del actual estado mexicano de Veracruz. Nacida hacia el año 1500, posiblemente en Coatzacoalcos, -la antigua capital olmeca situada entonces al sureste del Imperio azteca de la actual Veracruz-, jugó un papel importante en la reconquista hispano-indígena del Imperio Azteca-Mexica.

La Malinche sirvió de intérprete, consejera e intermediaria de Hernán Cortés. Más adelante se convirtió en esposa de Cortés y dio a luz a su primer hijo, Martín, quien es considerado uno de los primeros mestizos surgidos de la primera re unificación de México.

Por otro lado, también a Lopez Obrador, se le olvidó tanto en la carta al Rey como en el vídeo, comentar la represión que sufrieron los pueblos Mayas y Yaquis durante varios periodos presidenciales, entre ellos, el del Gobierno del presidente Porfirio Díaz, en la que los mayas protagonizaron una prolongada guerra con el ejército federal entre 1847 y 1901. El episodio se conoce como «La Guerra de Castas».

Se originó por un movimiento social de los nativos mayas del sur y oriente de Yucatán. Finalmente se sublevaron contra esta esclavitud permitida por el Gobierno mexicano.

En aquella época y lugar, las formas de control social por parte de la clase dominante blanca mexicana (que se había erradicado en el resto de México), se mantuvo en el Yucatán sin ningún problema.

Una escena de la Guerra de Castas. Óleo sobre lienzo, anónimo, pintado hacia 1850.

Remontándonos unos siglos atrás, para evitar recuperar los malos usos y los sistemas medievales abolidos en 1509, la Corona española regente de los Reyes Católicos ya había decretado que «la encomienda«, (impuesto a la población nativa, según el cual todo indígena mayor de 14 años debía entregar cada tres meses un “cascabel de Flandes” lleno de oro a cambio de trabajar en las minas de oro), y que esta, no podía considerarse a perpetuidad, ya que los indios sólo podían ser encomendados por un periodo máximo de dos años. Oficialmente, la redacción de la legislación encomendera, se finalizó definitivamente en 1523.

Posteriormente, las encomiendas, fueron abolidas definitivamente por Carlos I en 1547, tras casi 50 años de aplicación regulada o no.

Aunque en el México independizado oficialmente la esclavitud se había prohibido con la proclama de Hidalgo en 1810, los hacendados blancos mexicanos en Yucatán persistieron en los métodos de mantener el control y la esclavitud de sus «acasillados«, (todos indígenas mayas), que venían de un régimen de sumisión desde las mismas encomiendas.

Fue entonces cuando el Ejército Mexicano inició en julio de 1847 una terrible represión contra la población indígena. La guerra, (entre 1855 y 1915), se saldó con unos 50.000 muertos locales, principalmente, de etnia maya.

En 1850 en el Yucatán había unos 80.000 mayas y ladinos. Durante la guerra, 20.000 huyeron a Belice, Tabasco, Veracruz, Cuba y Guatemala. El resto, murió en su mayoría.

Para 1874, en Yucatán sólo había sobrevivido una población de entre 12.000 y 16.000 indígenas.

Área completamente mermada bajo el dominio de los mayas rebeldes o cruzoob de Chan Santa Cruz, aproximadamente en 1870.

También olvidó por completo contar el exterminio de los apaches, y especialmente, la persecución de Gerónimo.

Al contrario de lo que los mexicanos nos han dejado convenientemente creer durante siglo y medio, sus grandes enemigos no fueron los casacas azules del norte, sino las tropas mexicanas.

Gerónimo nació en 1829 en un pueblo que por entonces se encontraba en el territorio del estado mexicano de Sonora (que actualmente pertenece al estado norteamericano de Nuevo México).

Gerónimo, -cuyo verdadero nombre era Goyaałé-, en realidad fue un chamán de su tribu, un líder militar, (que no un jefe tribal), y solo hablaba con el hombre blanco en español.

Pertenecía a la etnia chiricahua, (un grupo de indígenas apache que vivía en el suroeste de Nuevo México y el sureste de Arizona), y su campo de actuación estuvo orientado mayormente en México, en torno a Sierra Madre, ya que su enemigo natural fue el Ejército mexicano.

Gerónimo en su madurez.

Todo empezó cuando un grupo de militares mexicanos hizo una incursión al campamento apache donde Gerónimo vivía con su gente y asesinaron a todas las mujeres, niños y ancianos que encontraron a su paso, entre ellos incluidos, su esposa y sus tres hijos.

Aquel doloroso episodio hizo que Gerónimo jurase venganza eterna. A partir de ese día, el indio fue convirtiéndose paulatinamente en una pesadilla para el ejército de México y los colonos del norte de Arizona, a los que atacaba y saboteaba de forma incansable. Además, siempre lograba escapar de quienes querían echarle de su tierra.

Fue en mitad de este contexto cuando empezó a ser conocido como Gerónimo, debido a los gritos de los mexicanos invocando a su patrón, San Gerónimo, mientras huían de sus ataques.

Como los mexicanos no pudieron con él, se lo «entregaron» al ejército norteamericano estadounidense. Ya había sido detenido anteriormente en 1884 y se había fugado. Resistió varios años hasta que, agotado y sin recursos, se entregó voluntariamente al general Miles, con una única condición de volver a Arizona.

Pero el pacto de Miles nunca se cumplió, el jefe indio volvió a ser considerado un criminal, pasó varios años condenado a trabajos forzados y, tras muchos engaños, la Nación Apache fue prácticamente exterminada.

Finalmente, Gerónimo se instaló en 1894 en Oklahoma como agricultor, donde se convirtió al catolicismo y escribió su autobiografía.

Apachería o poblado apache.

Las últimas encuestas, indican que López Obregón tiene el 80% del apoyo de los mexicanos. Es una pena.

Ya tuvieron otro presidente Obregón, concretamente Alvaro Obregón Salido, entre finales del siglo XIX y principios del XX. Aunque genealógicamente nada tenía que ver con don Manuel Andrés, sí fue responsable de cinco guerras en México, incluyendo una devastadora guerra civil.

Los pocos españoles que fueron a México, jamás conquistaron nada y lo único que hicieron fue una alianza con los indios que hoy en día ha dejado un legado de un 80% de población mestiza, es decir, la más alta del mundo.

Aprovechando que el Pisuerga pasaba por Valladolid, en España hubo una verdadera invasión conquistadora en 1808, y Napoleón vio una oportunidad de oro para convertir un verdadero Virreinato en una colonia subyugada.

La ocupación francesa de la metrópoli en 1808 desencadenó en Nueva España una crisis política que desembocó en un movimiento armado.

En ese año, los felones reyes de apellido francés Carlos IV y Fernando VII, abdicaban cobarde y sucesivamente en favor de Bonaparte y mientras, dejaba la corona de España a su hermano “Pepe Botellael borracho.

Como respuesta, el ayuntamiento de México -con apoyo del virrey José de Iturrigaray-, reclamó la soberanía en ausencia del rey legítimo; la reacción condujo a un golpe de Estado contra el virrey.

La rehabilitación de la Constitución de Cádiz en 1820 alentó el cambio de postura de las élites novohispanas, (que hasta entonces habían respaldado al virreinato como parte de la Corona española).

Pero al ver afectados sus intereses, los criollos monarquistas decidieron apoyar la independencia de Nueva España, y para conseguir sus espurios y lucrativos objetivos, buscaron de pronto y sin más, aliarse con la resistencia insurgente. Y lo hicieron criollos mucho más mexicanos que el narco-comunista Manuel Andrés López Obregón, únicamente mexicano de primera generación.

Finalmente, la independencia de México se consumó el 27 de septiembre de 1821. Durante los siglos XVI y XIX, el Virreinato de Nueva España fue una entidad territorial integrante del Imperio español, establecida en gran parte de América del Norte durante la “colonización” española de América, que unificó a todas las etnias locales entre ellas y con las europeas.

Nuestro legado espiritual, tecnológico, civilizador, integrador y territorial, fue inmenso.

Pero, en vuestro país, hermanos mexicanos ¿Que hicisteis con ese legado?

Evolución de la merma territorial de México desde su independencia en 1821.

Desde 1821 hasta finales del siglo XX, sucesivos presidentes corruptos -cómo López Obregón-, fueron vendiendo a cachitos nuestro legado español a nuestros hermanos mexicanos, indígenas, mestizos o criollos. Y los presidentes que no los vendieron, fueron tan incompetentes e inútiles, que dejaron que los arrebatasen, siempre mediando la sangre del pueblo de por medio.

Como decía antes, hermanos mexicanos, durante siglos (y al igual que ha ocurrido en la madre patria), nos han gobernado casi todo este tiempo advenedizos sin escrúpulos que por psicopatía o por pura avaricia, han intentado una y otra vez destruir a España y a los hispanos tanto de allá como acá, haciéndonos de facto, los tontos útiles al servicio del poderío anglosajón, francés y germano.

Y tras estas dos únicas aclaraciones al señor López Obrador, y como que visto lo visto, ni la Casa Real, ni el Gobierno de nuestro a electo presidente okupa, ni los líderes de los partidos políticos han explicado con suficiente contundencia, lo explico yo, ciudadano de a pie y humilde Tribuno de la Plebe que de momento, sólo se representa a sí mismo.

Cómo más tarde demostraré, López Obrador es un español encubierto, un español traidor a la patria española y mexicana, y un narco-comunista millonario igualito que los de acá.

Aun no entiendo como este imbécil de Obrador va exigiendo disculpas a la Corona española por los crímenes contra la población indígena en nombre de México, cuando él mismo es mexicano de primera generación, y español durante cientos de generaciones.

Y digo de primera generación, porque lo expuesto por la parte española hasta ahora, no constituye de ninguna manera cual es el verdadero meollo de la cuestión para contraatacar en plena línea de flotación a López Obrador. Y lo repito, ni la ignorancia supina de este mindundi venido a más que se hace pasar por mexicano, ni las contrastadas explicaciones historiográficas que pueden ser refutadas por cualquier promotor de la “leyenda negra”, son suficientes para apagar el fuego que ha creado este bombero incendiario, pues no es este el verdadero meollo desconocido de la cuestión.

De nada sirve que dirigentes del PP, Ciudadanos y Vox hayan rechazado este martes, igual que ha hecho ya el Gobierno, la carta del presidente mexicano, por reclamar al Rey que pida perdón a México por los abusos de la “conquista”:

Tweet de Albert Rivera:

Santiago Abascal citando el Tweet de Arturo Pérez-Reverte:

Mientras que desde Podemos le llegan muestras de apoyo, entre ellos, de Ione Belarra:

Por otro lado, el Vaticano recordó que el Papa ya pidió perdón y no ha querido comentar la misiva que el presidente de México dice haberle enviado al Santo Padre.

Sobre esta cuestión, lo ha hecho a través del portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, asegurando (según agencia EFE) que «por el momento» no tiene nada que aportar, pero subrayando que «como es sabido, el Santo Padre ya se ha expresado con claridad sobre esta cuestión», asunto que hizo efectivamente durante su visita a Bolivia en julio de 2015, cuando Francisco, pidió «humildemente perdón» no sólo por «las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América».

Bajo mi modesto punto de vista, Francisco, no tuvo por qué hacerlo, y ahora -y en su momento -, me parece y me pareció un gesto oportunista e innecesario que anuló de un plumazo los esfuerzos de las primeras órdenes religiosas que llegaron a los virreinatos de ultramar, entre las que destacan la de los franciscanos, los dominicos, los agustinos y los jesuitas.

Y hago esta afirmación, porque de todos es sabido que entre los misioneros, había ideas distintas sobre la forma de trasladar los conocimientos de la civilización occidental a los indígenas, cuestión que abrió un profundo debate y que concluyó con un enorme beneficio para los indígenas, si lo comparamos con lo que los anglosajones le hicieron a los indios en Norteamérica.

Así pues, sí tuviese que hacer un titular como respuesta a la carta de Andrés Manuel López Obrador acerca de la «conquista» de México por los españoles, este sería:

«Andrés Manuel López Obrador: entérese usted que «la conquista de México», no fue tal, sino un gradual proceso de mestizaje».

El verdadero meollo de la cuestión.


El 6 de julio de 2015, Miguel Ángel Revilla Roiz (el de las anchoas), accedió a la presidencia de Cantabria por tercera vez. Hacía años que había formado su propio partido, ocupando la Secretaría General y la Presidencia del Partido Regionalista de Cantabria.

Por aquella época, el entonces Presidente del Movimiento Regeneración Nacional Mexicano (MORENA), quien en las elecciones federales mexicanas de 2015 sólo obtuvo un 8% de apoyo de los votantes, fue invitado a una gira por Cantabria por iniciativa personal del propio Miguel Ángel Revilla (el de las anchoas).

El presidente de MORENA, -partido político mexicano de izquierda fundado por el propio Obrador, al igual que Revilla fundó el suyo-, y según su autobiografía auto-inventada, manifestaba que su abuelo José Obrador Revuelta, emigró desde Santander (España) hasta Matanzas (Cuba) como polizonte metido en un barril a la edad de 14 años, llegando a México en 1917.

Según el propio Andrés Manuel López Obrador, su abuelo José Obrador, era oriundo de Ampuero, cabecera comarcal de Asón-Agüera en Cantabria.

Tal fuese vez la afinidad personal entre Obrador y Revilla el motivo de la invitación, o quizá simplemente porque fuesen paisanos.

De cualquier forma, los detalles de la invitación y la gira, están anotados -y se pueden verificar-, en la Agenda Oficial del Gobierno de Cantabria, que dirigía (y dirige), el Jefe de Gabinete de Miguel Ángel Revilla, don Guillermo Blanco, teléfono 942 207 209 y email <blanco_g@cantabria.es>.

¿Y qué es lo que dice la Agenda Oficial del Gobierno de Cantabria?

Pues resumiendo, y para no revelar mis fuentes, unos cuantos datos, en los cuales aparece la «kriptonita» que destruye toda la credibilidad de Andrés Manuel López Obrador respecto a su «mexicanidad» y demuestra su «españolidad».

Sí, ya sé que hay consenso respecto a que su abuelo era español de nacimiento. Pero lo que no se ha contado, bien por desconocimiento o bien por inoportunismo sectario, es que es casi seguro que tanto su padre como su madre, también eran de Ampuero, cabecera comarcal de Asón-Agüera, Cantabria, España.

Extraído de un diario cuyo nombre no voy a revelar, pues es el único en todo Google que he conseguido encontrar (debe ser que toda la información respecto a este viaje ha sido eliminada), he destacado por su importancia los siguientes tres párrafos, en especial, el último:

«El presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, en su gira por Cantabria, España, realizará diversas actividades a invitación del presidente regional, Miguel Ángel Revilla.»

«En ella realizará diversas actividades a invitación del presidente regional, Miguel Ángel Revilla, entre éstas, conocer sus raíces familiares, ya que su abuelo nació en la comunidad de Ampuero.»

«En el transcurso de los dos días de viaje, de acuerdo información de El Universal, el presidente de Morena conocerá a un primo de su padre, Francisco Escobedo López, y después se trasladará a Ampuero, donde realizará un recorrido por el pueblo y la antigua casa-cuartel en la que ejerció su bisabuelo y nació su abuelo, José Obrador Revuelta.»

Google Maps.

Y ES QUE LA EXTRAORDINARIA IMPORTANCIA A LA QUE ANTES ME HE REFERIDO, RESIDE EN LA BREVE FRASE «UN PRIMO DE SU PADRE«.

Veamos: su padre se llamaba Andrés López Ramón. Y su madre se llamaba Manuela Obrador González.

Imagen auténtica de los padres Andrés Manuel López Obrador.

Ergo sólo queda inferir que tanto su padreLópez«) como su madreObrador» por su abuelo materno cántabro), ambos habrían nacido en la población de Ampuero y queda poco margen para el error si afirmásemos que su padre y su madre se conocieron en Cantabria.

Así pues, si Andrés Manuel López Obrador nació en Tepetitán, Macuspana, Tabasco, México el 13 de noviembre de 1953 y según la leyenda que fomenta el diario El PAÍS su abuelo materno «escapó» de España con 14 años y llegó a México en 1917, suponiendo que concibiera a su madre 10 años después en 1927, y también suponiendo con holgura que su madre lo concibiera a él a los 25 años, es decir en 1952, las cuentas cuadran en el tiempo, pero no en el lugar.

Considerando que su padre y su madre eran de y se conocieron en Ampuero en Cantabria, obviamente la historia es falsa: es imposible que su abuelo llegase a México en 1917, pues todo indica que ya vino su abuelo con su hija y su yerno desde España casados, comprometidos o como novios. Es decir, hay que adelantar al menos entre 20 y 25 años la llegada de su abuelo materno José Obrador a México, más o menos, entre 1947 y 1952. Como he dicho antes, Andrés Manuel López Obrador nació en 1954.

Tuids que verifican su estancia en Cantabria con Revilla.

Andrés Manuel López Obrador:

José Antonio Ocampo:

La historia que cuentan sobre su vida Andrés Manuel López Obrador, apesta tanto a mentira, como la supuesta biografía de Adolfo Müller, abuelo de su mujer Beatriz Gutiérrez Müller, que afirma que nació en Ciudad Juárez, México, que fue un violinista, acuarelista y fotógrafo, y que su bisabuelo se asentó en México 15 años antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial.

Todo ello, para desacreditar las afirmaciones de la página de Facebook con más de 150.000 seguidores, “Amor a México», dónde publicaron una foto en la que se leía:

Lo que no sabías de la esposa de AMLO, Beatriz Gutiérrez Müller, (es que es) nieta del general Heinrich Müller de la División de la SS y Criminal de Guerra Nazi, conocido como ‘Gestapo Müller’”:

Página Facebook Amor a México.

cuestión que el diario oficial del Gobierno Mexicano, www.gob.mx, lógicamente, trató de desmentir , y que de paso, «ordenó» desmentir a todos los diarios y periódicos tanto de México como de los diarios y noticieros afines al narco-comunismo de otros países hispanoamericanos.

Beatriz Müller dijo el 6 de abril de 2018, que “Ser hijo o nieto de alguien no nos hace responsables de sus actos”, -manifestaciones que  publicó de su boca el digital «Breaking» de México-, haciendo un reconocimiento tácito de que los rumores eran ciertos.

Beatriz Müller.

Desconozco por falta de datos que lo avalen si esta noticia es un Fake o no, pero tampoco voy a tratar de averiguarlo. Demasiado tiempo le he dedicado ya a encontrar en Google noticias que desacreditasen a López obrador, noticias qué parecen haber desaparecido misteriosamente de la red.

Pero lo que sí me desconcertaría (si no conociese datos que ni de coña me atrevo a publicar), es lo que pasó de verdad.

Decir solamente que, Andrés Manuel López Obrador, había prometido demagógicamente en su campaña electoral acabar completamente con el narcotráfico. Los Arellano Félix, fundadores del cártel de Tijuana, tras un incidente en el que en un «narcomanta«, había aparecido una amenaza de muerte contra AMLO, negaron taxativamente haber amenazado a López Obrador.

Supuesto «narcomanta» amenazando la vida de López Obrador. El cártel de Tijuana dejó clara desvinculación con esta supuesta amenaza.

De hecho, si hubiesen querido matarlo, lo hubiesen asesinado sin más. Pero obviamente, asesinar a Andrés Manuel López Obrador, no entraba en los planes del cártel de Tijuana. No fue más que un amago, un intento de Andrés Manuel López Obrador para «mostrar» a la población que estaba ‘haciendo cómo que perseguía al narcotráfico’ y que por eso lo amenazaron.

Para quien quiera informarse acerca de la íntima e intrincada relación entre los distintos cárteles mexicanos y la política, les recomiendo que vean la serie de Netflix, «El Chapo«, donde aparece más política que narcotráfico.

Dentro vídeo:

Si estoy equivocado (y esta relación no existe más que en la ficción), díganme, ¿Cómo fue posible que en las elecciones federales mexicanas de 2015, la coalición de AMLO consiguiese únicamente el 8% de los votos y en solo 3 años, en las elecciones de diciembre de 2018, tal como cita el diario El PAÍS, «se convirtió en el presidente más votado de la historia de México«?

De repente AMLO, del 8%  pasó a tener más del 80% de votos. ¿Justo en el período en el que el cruelmente y asesino cártel de Tijuana, la organización de criminales más importante y violenta del mundo, se deshizo por fin y para siempre del cártel de Sinaloa, liderado por el Chapo Guzmán con la anuencia y el beneplácito de los EEUU?

Comprendan ustedes, estimados lectores, que sobre este tema no diga absolutamente nada más.

Y para terminar de una vez, y desde México:

La cara oculta de Andrés Manuel López Obrador ¿Qué es lo que pretende para México?

«A López Obrador le importa poco la estabilidad del país y le importa poco el estado de bienestar y la paz. AMLO disfraza toda su maquinaria anarquista de una manera en la que pudiera verse como una “causa social” o una “lucha nacionalista” y “patriotera” “por la gente y los pueblos”. Nada más alejado de la verdad, pues en el fondo de las cosas puede verse un plan marxista de toque comunista que nada tiene que ver con las causas antes mencionadas, mucho menos con el nacionalismo.

AMLO es un golpista y un anarquista en toda su esencia, para nada es un pacificador. AMLO está dispuesto a conseguir el poder a como dé lugar y está totalmente dispuesto a crear una revolución si es necesario. A López Obrador le interesa poco lo que suceda de por medio, el sólo quiere el poder y nada más y estará siempre arduamente luchando para conseguirlo, sea por la vía democrática o no. Pero ¿por qué esa acérrima ansia y ambición de poder? »

Continuar leyendo...

En fin, pues eso, que la tibia protesta por parte de La Corona, los políticos y los medios de comunicación no sectarios han realizado contra la carta del Presidente Mexicano AMLO a Felipe VI, no es en absoluto proporcional para contrarrestar esta gigantesca ofensa de López Obrador, y no han sido capaces de calibrar que esta es una maniobra dentro de la estrategia global para conseguir la desintegración de España y la Hispanidad, visto lo visto, -no en España pero sí en el resto del mundo-, abre de nuevo una caza de brujas contra España y los Hispanoamericanos, y revitaliza la leyenda negra” de la supremacía anglosajona contra la hispana.

Ya el Ayuntamiento de Los Ángeles votó el 30 de agosto de 2017 a favor de cambiar el nombre a la fiesta del día de Cristóbal Colón, por el día de los Pueblos Indígenas. La decisión llegó después de años de presión de Lobbies indígenas financiados por la Open Society de George Soros, que quieren convertir a Colón en un genocida que acabó con su cultura, como si los anglosajones no los hubieran masacrado un millón de veces más indígenas.

Y Los Ángeles, también retiró la estatua de Colón en el centro de la ciudad el 10 de noviembre de 2018.

Por lo tanto, no podemos considerar todo esto como una anécdota, sino como un granito de arena más dentro de un complot más o menos universal para difundir y multiplicar la «leyenda negra» sobre la denominada «conquista de América por los españoles».

A mi parecer, todo esto apesta a George Soros. Y bajo mi modesto punto de vista, creo sinceramente que las Instituciones, los políticos y medios de comunicación españoles no comunistas, no han dado la talla, por lo que estoy completamente convencido de que lo pagaremos caro de tanto mirarnos el ombligo.

Licencia Creative Commons
Derechos de autor©Destino Final España está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Valora este artículo

2 comentarios sobre «El abuelo de López Obrador era español de pura cepa. ¿Cómo se atreve este narco presidente comunista a exigir disculpas a España?»

  1. Muy buen artículo para.desmontar a este falsario difusor del odio comunista contra España, con el único objetivo de intentar recoger el voto de los indígenas, trasladando el origen de sus problemas a la península ibérica. Manda. huevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.