EL GOBIERNO AUSTRÍACO ORDENÓ EN SU MOMENTO EL CIERRE DE SIETE MEZQUITAS Y LA EXPULSIÓN DE 60 IMANES. POR NACHO DÍAZ TEJEDO.

Visitante nº contador de visitas gratis

 

 

 

 

 

Aunque la noticia pasó desapercibida en España, durante el Gobierno de Sebastian Kurz, -Canciller Federal de Austria hasta este mismo mayo de 2019-, quien fue el ministro de Exteriores más joven del mundo con tan solo 27 años, ordenó al final de su mandato el cierre de siete mezquitas por difundir ideas extremistas e indicó que la decisión es “sólo el comienzo” de una política contra el islam radical y el financiamiento extranjero de grupos religiosos.

Con la clausura de estas siete mezquitas y la deportación de al menos 60 imanes por adoctrinar a menores de edad, Austria inició una ofensiva para detener el “islam político”.

“Las sociedades paralelas, el islam político y el extremismo no tienen cabida en Austria”, declaró entonces el canciller, Sebastian Kurz.

Sebastian Kurz
Imagen de Sebastian Kurz.

La decisión llega tras el escándalo generado por un video difundido a principio de 2018, en el que se ve a varios niños vestidos de soldados y representando las guerras del Imperio Otomano (hoy Turquía), en una de las mezquitas que, de acuerdo con el Gobierno austríaco, es financiada por la propia Austria.

Tras el anuncio, Ibrahim Kalin, portavoz del presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, que recientemente había soltado perlas como que “no se puede aceptar que Turquía no tenga misiles nucleares porque todos los tienen” y en el mismo discurso, amenazó “con abrir las fronteras y enviar refugiados sirios a la Unión Europea”, «denunciando» después, a través de su cuenta de Twitter, que:

“La decisión de Austria de cerrar siete mezquitas y expulsar a los imanes es un reflejo de la ola islamofóbica, racista y discriminatoria en este país. Es un intento de atacar a las comunidades musulmanas para ganar puntos políticos baratos”.

Tiene gracia que lo hubiese tuiteado el perrito faldero de Erdoğan precisamente.

Que se lo pregunten, si no, a Garo Paylan, (legislador y opositor en Turquía nacido en Armenia), cuando el 17 de agosto de 2019 declaró públicamente en Argentina:

“El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdoğan, sigue el camino que hace 105 años llevó al genocidio armenio. Las políticas son iguales. Negar las reivindicaciones de las minorías. Antes fueron los armenios, ahora son los kurdos. De nuevo vivimos un periodo muy oscuro y hay un riesgo muy grande”.

Dentro vídeo:

Pero claro, digo yo, ¿Qué otra cosa va a decir esta “fotocopia” de Nicolás Maduro, el Presidente Musulmán situado sólo dos kilómetros más allá de Europa?

¿Qué se puede esperar de alguien que en 2017 promovió la disolución del Parlamento turco -previa aprobación de una Reforma Constitucional-, en la que se dejaba a la cámara como un mero instrumento decorativo en manos del Presidente de la República?

¿Qué es lo que quiere conseguir este radicalizado Presidente?

Imagen de Recep Tayyip Erdoğan.

Pues eso… que Turquía vuelva a ser un Sultanato Mahometano, aunque -como ha quedado meridianamente claro-, Sebastian Kurz no se lo puso fácil para que se extienda por Europa.

Y luego casi todos los medios, le tildan a él y a su partido, (el Partido Popular de Austria) de “ultraderechistas” y “fascistas”.

¿Les suena a ustedes todo esto de algo? 😆 ¿Por qué no hacemos lo mismo aquí sin “mari acomplejamientos marianistas”?

Licencia Creative Commons
Derechos de autor©Destino Final España está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Valora este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.