ISABEL CELAÁ: “¡LOS NIÑOS SON NUESTROS!” (KINDER, WAS WIßT IHR VOM FÜHRER?). POR NACHO DÍAZ.

Visitante nº contador de visitas para blog

 

 

Si los niños, según Isabel Celaá, no son de los padres… ¿Serán del “FürerPedro Sánchez?

NOTA DE AGRADECIMIENTO: Muchas gracias a mi amigo Federico Curt que me ha inspirado para hacer este artículo.

Cuando las tropas soviéticas llegaron a Berlín a finales de abril de 1945 sabían que la guerra estaba ganada y el nazismo tenía sus días contados. La toma de Berlín, habida cuenta de los efectivos que debían quedar para defender la ciudad, no iba a ser una batalla demasiado complicada. Se equivocaron.

No contaban con el recibimiento de miles de niños fanáticos, sabiamente adoctrinados, que creyeron hasta el final en la victoria del nazismo.

¿Cómo el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán logró lavar el cerebro a una generación entera de jóvenes? ¿Cómo los hijos de la Alemania NAZI fueron educados para creer a pies juntillas en los delirios de Adolf Hitler, su infalible Führer?

Facil: el adoctrinamiento intensivo, según los 11 puntos de la propaganda de Josef Goebels:

« 6.- Principio de orquestación.La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”».

Principio que se resume en la famosa frase, “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.

La educación Nacional Socialista tenía varias etapas. En la escuela se les educaba con una doctrina muy básica, basada principalmente en el sentimiento nacional alemán. En las Juventudes Hitlerianas ya había más contenido político, pero difícil de entender, porque, al igual que la Ideología de Género o la de la Memoria Histórica por ejemplo, era muy compleja y contradictoria.

Pero aun así, repetían como loros las consignas de la ideología nacional Socialista como si fuese la Palabra de Dios dicha por el mismísimo Hacedor personalmente a ellos.

¿Algo de esto les suena a ustedes como contemporáneo en los últimos años de la historia de España?

Muchos nazis leían «Mi lucha» una y otra vez tal como los “Progres” de hoy ven La Sexta o leen EL PAIS compulsivamente una y otra vez y no lograban entender de qué iba.

A los niños del Nacional Socialismo, se les adoctrinaba en muchos valores propios del nazismo y se les introducía en una burbuja subjetiva de la que era muy difícil salir.

Era una tragedia, exactamente igual que hoy en día: a los niños se les adoctrina en las ideologías del Nuevo Orden Mundial de George Soros en general, y en el sentimiento de odio a la Nación Española y a la Constitución en particular. Los niños del Nacional Socialismo se creían supremacistas inmortales.

El adoctrinamiento no se hacía a la ligera: todo fue estructurado partiendo de unos conocimientos pedagógicos bastante avanzados. La liga de profesores Nacional Socialista recibió, a su vez, una serie de cursos para que educaran a los niños de una determinada manera. El objetivo principal era que los niños creyeran a pies juntillas en el Führer, al que veían como un ser superior e infalible. Era un Pensamiento Único, muy bien definido.

El resto, está escrito en la historia y, como decía el gran filósofo y pensador universal español George Santayana (Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana y Borrás), El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”, lema que en polaco y en inglés figura escrito en la entrada del bloque número 4 del campo de exterminio de Auschwitz.

Dentro vídeo de Isbel Celaá:

Ya sabemos que Isabel Celaá es profesora de no sé qué, pero cada vez que abre la boca deja patente su inmensa ignorancia demostrando lo ridícula que puede llegar a ser, especialmente con su desconocimiento de la Constitución.

El Artículo 27.3 de la Constitución Española, dice textualmente:

«3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones».

Lo cual quiere decir señora Celaá, (aunque se lo explique un humilde juntaletras como yo), que todos los padres están protegidos por este artículo de la Constitución para autorizar o no cualquier actividad extraescolar que vaya en contra de su moral o de sus convicciones, le guste a usted o no.

Se lo puedo decir más alto, señora Celaá, pero no se lo puedo decir más claro.

Pues eso: lo que Adolf Hitler siempre le decía a sus enemigos externos, algo que verdaderamente helaba la sangre y cito:

«Tú no piensas como yo, pero tus hijos me pertenecen»

Y así debe de pensar Pedro Sánchez cuando su sicaria Isabel Celaá ya lo ha dejado meridianamente claro: «Los hijos no pertenecen a sus padres».

Por supuesto, a raíz de estas manifestaciones de Isabel Celaá, las redes sociales se han llenado de protestas airadas contra esta señora, que al igual que su partido y sus socios filoterroristas y golpistas, están permanentemente empeñados en gobernar contra el ciudadano.

Tuid de mi paisano el periodista alcoyano Rafael Núñez Huesca:



Evidentemente, los hijos no son propiedad de nadie, pero sólo a través del vínculo familiar del amor aprenden a vivir en comunidad. Se trata,  en parte, de romper todo vínculo del niño con la ideología dominante y de inculcar los valores familiares, derecho obvio (pues somos los padres quienes aportamos casi el 100% de los gastos de la salud, el crecimiento, desarrollo y formación de nuestros hijos) directamente o a través de nuestros impuestos, y que además, protege nuestra Constitución.

Dicho lo dicho, me pregunto yo entonces, ¿Será porque Pedro Sánchez (al igual que Adolf Hitler) piensa que va a lograr instaurar un PSOE-Reich” que dure 1.000 años?

 

PD: Solo me queda una duda: cuando haga la Declaración de la Renta, en la casilla «HIJOS»… ¿Qué coño pongo🤔🤔🤔

Licencia Creative Commons
Derechos de autor©Destino Final España está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Valora este artículo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 12 Promedio: 4.4)

2 comentarios sobre «ISABEL CELAÁ: “¡LOS NIÑOS SON NUESTROS!” (KINDER, WAS WIßT IHR VOM FÜHRER?). POR NACHO DÍAZ.»

  1. En primer lugar, muchas gracias por leerme, Ana Estela. En segundo lugar, agradecido de que hayas hecho un comentario. Y en tercer lugar, muchas gracias Ana por tu comentario: Únicamente he intentado ser preciso y no extenderme👍.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.