EL NUEVO PROYECTO MK ULTRA DE MANIPULACIÓN MENTAL YA NO ES UN SECRETO: AHORA ES PÚBLICO Y SE LLAMA “REDES SOCIALES” POR MÓVIL. POR NACHO DÍAZ TEJEDO.

Visitante nº contador de visitas gratis

 

 

 

 

Sí, ya sé que en el anterior artículo que publiqué dije que era el último. Pero no quería irme sin antes hacer unas reflexiones serenas acerca del impacto negativo (inspirado en Santiago Bilinkis, que está galardonado con el máximo reconocimiento que entrega el Senado nacional de la República de Argentina) de lo que nosotros llamamos “Nuevas tecnologías” y que no es otra cosa que la mercantilización de Internet bajo el manto o la apariencia de «Gratuidad».

Este es un artículo que ha sido realizado sin pensar en a quién va dirigido, y, aunque aportando pruebas y datos verídicos y contrastados, sólo lo he escrito desde mi punto de vista y con la intención de agradarme principalmente a mí: tenía muchas ganas de escribirlo.

Si de paso le agrada alguien más, estaré encantado, aunque va a ser completamente imposible superar el último artículo que ha tenido a estas alturas más o menos 60.000 visitas en menos de una semana, algo completamente inaudito para un “autor” 😆 desconocido como yo y tampoco, para cualquier otro periodista de los más prestigiosos o reconocidos.

Este artículo no solamente va de la Manipulación Mental de las Redes Sociales, (del mismo modo que lo hacía el proyecto MK ULTRA), sino también de la misma manipulación que ejercen cualquier servicio VOD (Vídeo bajo Demanda o Video on Demand), de proveedores de «Streaming» (Transmisión en tiempo real), los cuales utilizan el Protocolo de Datagramas de Usuario (UDP).

Lo más escandaloso de este artículo es que, a pesar de todo lo que se ha dicho, estas plataformas se idearon inicialmente con la intención premeditada de manipularnos mentalmente para que estemos “enganchados” a sus plataformas como lo hacen las sustancias naturales o sintetizadas derivadas de las endorfinas, dopamina y serotonina, también llamadas “Hormonas de la Felicidad” que iré demostrando durante el desarrollo del artículo.

Esto no es nada nuevo, puesto que ya en su momento el programa de Javier Sardá «Cronicas Marcianas» emitido por Telecinco entre 1997 y 2005, nos “hackeo” miles de horas de tiempo de sueño durante 8 años en los que se emitió, y que según estudios realizados en su momento, produjo un enorme bajón de la productividad laboral del país.

La diferencia es que a Javier Sardá le salió de pura chiripa, pero los fundadores de Facebook Mark Zuckerberg y Sean Parker (y según este último), lo hicieron completamente a propósito y no con tres o cuatro millones de telespectadores en España sino con más de 2.320 millones de usuarios registrados en todo el mundo.

Tampoco voy a hablar de la incidencia en la mencionada productividad laboral que estas “Nuevas Tecnologías” han producido, cuantificadas en billones de pérdidas en horas no trabajadas.

Eso se lo dejo a otro.

Y dicho esto, paso al meollo de la cuestión.

NOTA: El proyecto MK Ultra -a veces también conocido como programa de control mental de la CIA-, fue el nombre en clave dado a un programa secreto e ilegal diseñado y ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos para la experimentación en seres humanos.

Gracias a la Ley por la Libertad de la Información, en el año 1977 fue desclasificado el proyecto y desmantelado. Los restos de este infame programa, también salieron a la luz pública en el año 2001.

DIGITAL OK DIARIO:

«Qué fue el Proyecto MK Ultra. Conoce este proyecto secreto de la CIA que pretendía experimentar con humanos»

Haga clic aquí para acceder externamente.

No hace mucho tiempo estaba yo en una “terraza de bar” tomando una copa y algo pendiente del WhatsApp. En otra mesa había una mujer con su hijo de unos 5 años. Observé que la mujer estaba completamente abducida por su móvil mientras el pequeño la observaba con cierta ansiedad.

Quienes tengan o hayan tenido niños, saben perfectamente que podría estar mascándose la tragedia porque cualquier otro niño hubiese montado un escándalo para llamar la atención de su madre.

Pero este niño no: esperó un buen rato y finalmente se apartó de su silla y se fue detrás de su madre. Para mi sorpresa, comenzó a acariciarle el pelo e intentó llamar su atención con caricias durante un buen rato. Su “mami” en ningún momento se dio cuenta de lo que estaba pasando.

Me vinieron a la mente varias preguntas, tales como: “¿Cuántas veces habría estado yo en la misma situación sin siquiera darme cuenta? ¿Qué es lo que nos está pasando? ¿Por qué vivimos obsesionados por nuestras pantallas?”.

A día de hoy, accedemos al móvil desbloqueándolo unas 150 veces al día, es decir, una vez cada 6 minutos durante el tiempo que pasamos despiertos.

Decidí investigar sobre el tema y llegué a una conclusión que me impactó: lo que nos está pasando con la cibertecnología no es casualidad.

La Universidad de Stanford está ubicada en el corazón de Silicon Valley (pinchar aquí para ver en GoogleMaps), y es la cuna de las mayores compañías tecnológicas del mundo.

Ahí tiene su sede el Laboratorio de Tecnología Persuasiva en español (o Stanford Persuasive Tech Lab en inglés), donde los investigadores más brillantes del mundo trabajan (de acuerdo a sus propias palabras) «para ver cómo usar las páginas web y las aplicaciones móviles que utilizamos para manipular lo que pensamos y lo que hacemos«.

Intentar persuadir a los demás es tan viejo como el mundo. Pero los dispositivos digitales y el enorme volumen de información personal acumulado sobre nosotros a partir de nuestra actividad online, están creando una vía nueva para manipular nuestros pensamientos y acciones, aprovechando las vulnerabilidades de la mente detectadas por la economía del comportamiento, la psicología y la neurociencia.

Los ejemplos abundan en la escala social, en los intentos por manipular elecciones, en la proliferación de noticias falsas, etc.

El ensanchamiento de todas las grietas en la órbita personal, está a la orden del día: padres que no vemos a nuestros hijos (y viceversa), reuniones donde cada uno está más preocupado por lo que pasa en su pantalla que por lo que pasa a su alrededor y son estímulos que nos impulsan hacia una dificultad cada vez más grande para concentrarnos.

Este fenómeno empezó con la expectativa inicial de que todo en Internet tenía que ser gratuito.

Un Grupo de compañías tuvieron que encontrar la manera de ganar dinero sin cobrarles a los usuarios y lo primero que hicieron fue poner publicidad y empezar a cobrar a los anunciantes.

Después vino la recopilación de esta cantidad de datos personales para “ultra segmentar” (personalizar) el mensaje que nos da a cada usuario.

Finalmente -y para aumentar sus ganancias-, cada compañía necesitó que pasaremos más y más tiempo conectados a sus plataformas. Y Así nació el «Hackeo De Nuestra Atención».

Cuando el producto que las empresas venden es La Atención De Los Usuarios, todos compiten contra todos.

Facebook compite contra otras redes sociales como Twitter, Instagram, o YouTube, pero también compite con productos muy diferentes como, Netflix o Fortnite (con unos 100 millones de usuarios al mes), que ya tiene su versión para móvil.

NOTA: se hace necesario aclarar que Fortnite no es un vídeo juego gratuito por el momento, pero lo va a ser en el futuro. Lo que sí que es totalmente gratis es su modo Battle Royale. Y en modo gratuito, la compañía gana dinero cobrando por “mejoras”, los llamados “complementos” a los usuarios.

Hecha esta aclaración y continuando con el «Hackeo de Nuestra Atención», decir que cada segundo que no estás hipnotizado en su plataforma, es tiempo que ellos no pueden vender a sus anunciantes.

Por eso utilizan notificaciones visuales y sonoras y todo tipo de trucos para distraerte de cualquier cosa que estés haciendo. Incluso cuando estás usando las demás plataformas  (las famosas notificaciones instantáneas).

El primer presidente de Facebook, Sean Parker, se “convirtió” hace un tiempo en un arrepentido.

En una entrevista concedida a Axios contó como él y Mark Zuckerberg, al desarrollar la plataforma eran absolutamente conscientes de estar explotando vulnerabilidades de nuestra mente para maximizar el efecto adictivo.

DIGITAL «AXIOS»:

«Sean Parker descarga sobre Facebook: “Sólo Dios sabe lo que le está haciendo al cerebro de nuestros hijos”»

🇬🇧→ Haga clic aquí para acceder externamente al original en inglés.

🇪🇸→ Haga clic aquí para acceder externamente traducido al español.

Pero los directores de estas compañías no fueron los únicos en reconocer el uso de mecanismos abusivos. Recientemente Reed Hastings‎, fundador de Netflix, (y que a la sazón forma parte de la junta directiva de Facebook) no tuvo reparos en decir qué es su mayor enemigo es el sueño.

Según el digital recode, Reed Hastings hizo estas declaraciones durante la entrega de las ganancias trimestrales de la empresa. Parece que el fundador de Netflix también tiene ideas “muy interesantes” sobre el mercado de afiliados de “Video on Demand” ya que Reed Hastings declaró literalmente:

«Ya sabes, piénsalo, cuando miras un programa de Netflix y te vuelves adicto a él, te quedas despierto hasta altas horas de la noche. Realmente, estamos compitiendo contra el sueño».

(Ver artículo en español pinchando aquí y en inglés, pinchando aquí).

Y TAMPOCO ES QUE SE CORTARA MUCHO EN SU CUENTA DE TWITTER:

«El sueño es mi enemigo más grande»

A LO QUE UNA USUARIA LLAMADA JAMIE LE CONTESTÓ:

«Especialmente cuando estás intentando ver Trece Razones porque quieres quedarte despierta pero tienes escuela al día siguiente»

Leído lo leído, parece que su meta sea la de que durmamos menos para que pasemos más tiempo viendo sus series.

Vender los productos que no nos hacen bien tampoco es nada nuevo. Ha habido varios juicios contra las tabacaleras, y algunos los han perdido y pagado daños punitivos mil millonarios.

DIGITAL EL MUNDO:

«Una tabacalera, condenada a pagar 17.500 millones a una viuda»

Haga clic aquí para acceder externamente.

Para alcanzar estos fines, las compañías necesitan de nuestra ingenuidad. Cuándo vamos a comprar un producto -digamos un par de zapatos-, tendemos a albergar cierta desconfianza. Nos preguntamos cosas cómo, ¿Serán cómodos? ¿Tendrán buena calidad? ¿Estaré pagando un precio razonable?

Pero cuando los productos son gratis, bajamos la guardia. Ilógico, pues si el producto es gratis, ¡Tendríamos que desconfiar mucho más todavía!

¿Por qué querría una gran empresa multinacional invertir miles de millones en recursos logísticos gigantescos para desarrollar todo una red social, con una plataforma para vídeos en cientos de formatos, con un sistema de correo electrónico personalizado, etc. y etc., para que lo usemos gratis?

Nada es gratis en el mundo de las empresas. Entonces, si no estamos pagando con dinero, ¿Cómo estamos pagando?

Se me ocurre que un área de manipulación especialmente sensible es la AUTOESTIMA.

El creciente uso de fotos y vídeos como lenguaje principal en las redes le da una importancia absurda y desproporcionada, al aspecto estético y al aspecto físico sobre todas las demás dimensiones de nuestra persona frente a los ojos de los demás. Y por lo tanto, de nuestros ojos.

Dentro vídeo:

 

Y las redes aprovechan la fascinación que nos causa espiar las vidas ajenas e “impactar” a los demás con nuestra propia imagen para mantenernos indefinidamente cautivados.

Más aún, ninguno de nosotros compartimos contenidos “espontáneos” de los momentos más destacados de nuestro día -pues son “convenientemente” editados para que parezcan mucho mejor de lo que fueron-, y después, cuando vamos en el metro apretados y aburridos, (mirando una red social), resulta inevitable que tengamos la sensación de insana envidia de que somos los únicos que tenemos una vida más bien llena de obligaciones y percances que de «Ji-Jis, Ja-Jas» y maravillosas puestas de sol.

Es inevitable que la comparación de esos falsos ideales nos deje desilusionados respecto de nuestra propia vida. Así pues, la decisión de a quien seguimos y que mostramos, es la clave para romper los efectos desde espejo distorsionado.

Hoy se mide (y está a la vista de todos) con los “Me Gustay la cantidad de seguidores, que son la moneda con la que hoy se comercia la aceptación social.

Cada acto queda sujeto a la cuantificación pública de la cantidad de “Me Gusta” que recibe. Cómo resultado empezamos a vivir la vida para mostrarla y no para disfrutarla. Ese es el pantano narcisista en el que las redes sociales nos metieron y del que, curiosamente -y reconozcámoslo-, no queremos salir.

Dentro vídeo:

El deseo de encontrar a alguien a quien amar y ser amado, también es una circunstancia especialmente vulnerable para ser explotada por estas compañías. En septiembre de 2019 la Secretaria de Defensa del Consumidor de EE.UU. demandó a la mayor empresa mundial de ciber-citas.

Fueron acusados de aprovecharse de la desesperación de quiénes no encuentran pareja, incitando a sus usuarios a ser contactados por perfiles falsos e invitarlos a pagar para entrar en contacto con estas personas inexistentes que después jamás devolvían sus mensajes.

DIGITAL RT:

«Autoridad del comercio de EE.UU. demanda a Tinder por engañar a los usuarios. En la demanda se alega que Match Group hizo uso de cuentas falsas para lograr que más personas adquieran sus servicios de pago»

Haga clic aquí para acceder externamente.

¿REALMENTE VALE TODO PARA RETENERNOS COMO USUARIOS Y QUEDARSE CON NUESTRO DINERO?

Otro grupo especialmente atractivo -y que resultó un blanco fácil-, son los adolescentes como hemos visto en el primer vídeo . La adolescencia es el momento donde la manipulación de la autoestima encuentra el terreno más fértil.

Pero el problema empieza mucho antes.

Los niños pequeños también han sido descubiertos como un nuevo nicho de mercado y YouTube está lleno de vídeos específicamente diseñados para cautivarlos.

A pesar de que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es que los menores de 2 años no pueden pasar ni un segundo ante una pantalla, la realidad es bien diferente. El promedio de tiempo de hoy para niños de dos años es de 2 horas y media al día y un tercio de ellos, utilizan pantallas desde antes de aprender a caminar.

En esta etapa crucial del desarrollo del sistema nervioso y de la psiquis, el “Chupete Electrónico” se está convirtiendo en un tentador escape para los padres y está reemplazando al contacto físico, al uso de la palabra y a los juegos tradicionales de aprendizaje infantil.

Muchos padres incluso se enorgullecen de la habilidad de sus pequeños para manejar dispositivos. Lo que sus hijos aprenden visualizando estos vídeos son los animales, los colores, etc., pero lo que no viven son los procesos de aprendizaje y las experiencias que conllevan, algo que inevitablemente, se pierden para siempre.

Varios estudios científicos están empezando a mostrar las consecuencias negativas de este cambio en áreas como la adquisición del lenguaje, el tiempo de atención y el desarrollo socioemocional. El riesgo más grande para nuestros pequeños no es el uso temprano de pantallas, sino el “pasotismo” excesivo de los adultos.

Y tampoco hay que olvidar que los nacidos en esta época, los “nativos de la era digital” tienen a un clic de distancia múltiples oportunidades de desarrollo, pero también tienen a un clic los crímenes más perturbadores, incluso, los que son contra la humanidad.

¿Y cómo le afecta a la psique de un niño pequeño tales conocimientos al alcance de un clic de ratón? ¿Estamos sembrando las semillas para que un mundo futuro se llene de adolescentes y adultos completamente insensibles, carentes de empatía y hasta en algunos casos, sociópatas potenciales?

DIGITAL «TU BEBÉ Y TÚ»:

«Los estímulos tecnológicos que reciben los niños en su diario van moldeando su cerebro»

Haga clic aquí para acceder externamente.

Frente a esto hay algunas personas que dicen que a fin de cuentas, es lo mismo de siempre: en los 40 con las emisoras de radio, en los 60 con la televisión, en los 80 con los primeros vídeojuegos y ahora, EL TODO integrado en un aparato de algo más de un centenar de gramos.

Hasta tal punto es cierto eso de que en todas las épocas se dice aquello de “estos son los peores tiempos que se han vivido nunca”, que las palabras de Sócrates nos han llegado a través de Platón y Aristóteles, puesto que para él “lo malvado” era la escritura y por principios, jamás transmitió sus conocimientos por escrito.

Siempre hay algo que los mayores demonizan simplemente porque es nuevo. Pero esta vez es distinto, porque si llamamos (tal vez por inercia) “teléfono móvil” al superordenador ultraligero que cada uno llevamos, bueno vale, es un teléfono que sirve para hablar.

Pero ante todo, es EL TODO: también es una cámara de fotos, una televisión, un GPS, una consola de vídeojuegos, una filmadora digital, un reproductor de vídeos, un navegador de Internet, una linterna, un despertador, una calculadora, un equipo de música, etc. y etc.

No sólo es TODO, si no que está con nosotros en TODO lugar y en TODO momento, ofreciéndonos la promesa de un flujo ilimitado de contenido capaz de llenar el vacío de cada instante de nuestras vidas.

Sin embargo, en esta era de la híper comunicación, los estudios muestran que la cantidad de gente que se siente sola jamás fue tan alta como ahora.

No existe peor soledad que la soledad rodeado de gente.

Y todo esto se va a poner peor. Hasta ahora solo un puñado de compañías aplicaban estos mecanismos. Pero nuevas empresas emergentes (las llamadas “start-up”), que proliferan como setas, están desarrollando softwares para llevar esos métodos de manipulación a todos los productos digitales.

El uso de la manipulación medido en exabytes y el «Hackeo De Nuestra Atención», APENAS ESTÁ COMENZANDO.

¿Qué podemos hacer entonces? ¿Abandonamos los móviles y nos damos de baja en las Redes Sociales?

Quizá yo lo haga, pero por una cuestión personal y no: no hace falta llegar a tanto. Las ventajas de la vida conectada son demasiado grandes como para renunciar a ellas. Pero estamos en una lucha desigual entre compañías y cada usuario firmamos un contrato escrito por la otra parte, sin ni siquiera poder leer ni saber qué leches hemos firmado.

¡CUIDADO!

Para nivelar la balanza, necesitamos entender cómo funcionan estos mecanismos para poder defendernos de la manipulación.

Si nos preguntamos cómo cada una de estas compañías puede estar ganando dinero, más fácil resultaría preguntarnos qué tipo de conductas nos quieren inocular, y qué tipo de mecanismos están aplicando para hacerlo.

Por ejemplo, cuando alguien use una aplicación digamos, de citas, (el o la que lo haga), debe tener presente que el negocio de esta compañía es que busques y no que encuentres.

Los dispositivos y las redes nos mantienen ensimismados, distraídos, impacientes y enfocados hacía el consumo pasivo. Pero esto no tiene por qué ser así.

Abramos los ojos, cojamos el catalejo y veamos en la lontananza ese ya no tan lejano momento de abandonar la ingenuidad. Lancemos nuestra contraofensiva, porque podemos recuperar el control de nuestras vidas al tiempo que nos aprovechamos de los beneficios de la tecnología sin quedar atrapados en ella.

Aprovechemos el superordenador que llevamos siempre con nosotros para crear, no sólo para consumir. Usémoslo para vivir experiencias compartidas en vez de para quedar cada uno encerrado en su propia pantalla.

Definitivamente, el desafío es poner las plataformas y los dispositivos al servicio de la vida que queremos vivir y no de la vida que otros necesitan que vivamos.

Y así cuando nuestro niño reclame nuestra atención cuando estemos “enganchados” a nuestra pantalla, en vez de tener que dejar que nos acaricie el pelo para llamar nuestra atención, desconectémonos si podemos, y si no podemos, compartamos la tecnología en compañía de nuestros seres queridos.

Bibliografía de Santiago Bilinkis:

Licencia Creative Commons
Derechos de autor©Destino Final España está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Valora este artículo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 10 Promedio: 4.5)

2 comentarios sobre «EL NUEVO PROYECTO MK ULTRA DE MANIPULACIÓN MENTAL YA NO ES UN SECRETO: AHORA ES PÚBLICO Y SE LLAMA “REDES SOCIALES” POR MÓVIL. POR NACHO DÍAZ TEJEDO.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.